Baires Digital El primer diario empresarial

VIAJES Y TURISMO

Puerto Madryn, con la fauna marina en primer plano

Avistaje de ballenas, snorkel con lobos marinos, dinosaurios en Trelew y el delicioso té galés en Gaiman. 

31/08/2017

La fauna marina adora pasar una temporada -o vivir- en las costas de Puerto Madryn y Península Valdés, en Chubut. Así que hasta allí fuimos para ver a las ballenas de cerca y, casi sin planificarlo, nos encontramos buceando con los lobos de mar, disfrutando meriendas galesas pródigas en tortas y otras delicias, trepando cerros y haciendo windsurf.

Cachorros del mar

Todos nos pusimos los trajes de neoprene en la escuela de buceo Master Divers, que está en la costanera. Atravesamos caminando la playa hasta el agua y subimos a la lancha. Nunca me había costado tanto ponerme algo de ropa, y no fue divertido cuando me entró un poco de agua helada, pero entonces sucedió que “esa agua se queda en el traje, adopta tu temperatura y te abriga”, como había dicho Nati, la chica que llegó como turista, se enamoró de los lobitos de mar y aquí se quedó.

Buceo con lobos marinos en Puerto Madryn, Chubut

Allí fuimos, entonces, a pasar un rato con esas criaturas, tan salvajes como un gato del monte y que sin embargo saltaban desde la plataforma de piedra donde estaban con su familia supernumerosa, a darnos vueltas alrededor. Nadar bajo la luz del sol en el océano cristalino con esos “cachorros”, que nos invitaban a jugar con ellos, que nos querían sacar la bota o la máscara y se nos subían encima, se parecía a un sueño.

Snorkel y buceo con lobos marinos, dos de las opciones más tentadoras de Madryn.

Hay excursiones es para buzos, pero nosotros, que no teníamos experiencia, usábamos snorkel manteniéndonos en la superficie. El traje ayuda a flotar. Es una actividad que dura tres horas y también pueden participar chicos y personas con discapacidad. Se navega hasta la lobería de Punta Loma y son 45 minutos en el agua. Cuesta $ 2.500 por persona.

 

Actividades náuticas

Ya llegaremos a las ballenas. Mientras, nos entretenemos haciendo windsurf, remando en kayak, haciendo equilibrio sobre una standup paddle, “volando” en un barco a vela sobre las aguas de esta geografía.

En Napra Club (Brown 860, sobre la costanera), adultos, niños y jóvenes pueden practicar todas las actividades náuticas posibles en el Golfo Nuevo. Los cursos tienen distinta duración, pero dos o tres días son suficientes para probar y disfrutar de cualquiera de ellas.

Madryn no se agota en el agua. Está rodeada de planicies patagónicas lisas como una mesa de billar, maravillosas para circuitos de trekking en los que la mente vuela como la brisa que encorva los pastos, hasta que el pensamiento es interrumpido por la visión de unos guanacos, tan finos y arrogantes, o de ñandúes, con sus enormes ojos negros y sus patas prehistóricas.

En Puerto Madryn se organizan salidas en 4x4 hasta Cerro Avanzado, a 17 km de la ciudad.

En el sur de la ciudad está la zona del Cerro Avanzado, en donde esa planicie se corta abruptamente en laderas agudas y un terreno irregular que es la gloria para jugar en bicicleta o hacer enduro, exigir la 4x4 o trepar los terraplenes. Allí la playa es íntima y salvaje, y la gente del lugar sabe aprovecharla para hacer un asado o tomar unos mates con sonido de mar y bizcochos.

Gigantes

En el bote semirrígido vamos una mujer con su hijo, dos parejas, cuatro amigas y una familia de papá y mamá y su hija Mariana, que nos va a enseñar muchas cosas. Cuando asome la primera ballena, una luz de felicidad pura le iluminará la cara. Luego, a cada ballena que aparezca, le alargará los brazos como si pudiera abrazarla, le tirará besos y le gritará “¡te quiero, ballenita!”. Nos enseñará a todos a entregarnos al momento. Alguno descubrirá que con su ojo fuera del agua, la ballena contempla a Mariana, con su parsimonia inmortal, como si se tomara el tiempo para conocerla y conocernos.

Avistaje de ballenas en Puerto Madryn.

“Vamos a sacarles fotos con las ballenas, relajen el celular, vivan la experiencia”, había dicho Ángel, uno de los guías. “Entre ellas y ustedes se va a establecer una relación más allá de lo que puedan entender. Se volverán a sus casas y el momento en que hicieron contacto seguirá sucediendo en ustedes”.

Su compañero Diego lleva 23 años entre las ballenas. En 2002 se puso a la cabeza del salvataje de una cría que quedó enredada entre cadenas, un día que quedó establecido como el Día de la Ballena. Fue en este extraño lugar en que la concentración de estos mamíferos monumentales y su estrecho vínculo con los humanos son únicos. “El mejor punto de avistaje del planeta”, según National Geographic. “Tienen suerte, hoy el golfo es una sopa de ballenas”, dice Diego, y Mariana aplaude.

Las excursiones de avisate embarcado parte de Puerto Pirámides.

El bote salió de Puerto Pirámides, una villa en Península Valdés de la que zarpan diferentes tipos de barcos para el avistaje. Los precios de las navegaciones de 90 minutos rondan los $ 1.500 por adulto y los menores, la mitad. Uno de los más espectaculares es Yellow Submarine, que tiene adosada debajo de la quilla una larga cabina desde la que se pueden observar las ballenas bajo del agua.

 

Puerto Pirámides pasó de ser un lugar para embarcarse a una base donde poder alojarse, comer en buenos restaurantes y pasar el rato en buenos bares, para hacer excursiones por los caminos y las costas de la península, una reserva natural donde viven libres elefantes marinos y zorros, guanacos y orcas, pingüinos y maras, lobos marinos y ñandúes. Un gran festín para los que llegan hasta aquí para observar la fauna local

Los poetas pioneros

Los galeses llegaron a la Patagonia en el siglo XIX, conducidos por la libertad, la poesía y la música. Uno de los pueblos donde se asentaron es Gaiman, donde desplegaron casas de té que mantienen antiguas tradiciones.

Torta galesa en Chubut.

Muchos galeses de Gran Bretaña peregrinan a Gaiman para sentir el gusto de sus raíces. Meriendan en Plas y Coed, donde las tortas nunca terminan de desfilar, con paredes cubiertas de cucharas de madera, dragones rojos y poemas, en un idioma del tiempo de leyenda en que la gente hablaba como si estuviera recitando.

El museo donde vive el gran dinosaurio

Además de andar por los alrededores y visitar Península Valdés, desde Puerto Madryn se puede visitar Gaiman, pueblo histórico donde llegaron los galeses (80 km), donde hay varias casas de té y se rescatan las tradiciones de los inmigrantes, y Trelew (70 km), donde está el Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF).

Dinosaurios en el Museo Egidio Feruglio en Trelew, a 70 kilómetros de Madryn Foto Daniel Feldman -

La Patagonia parece estar amasada con carne de dinosaurios. Es aquí donde se ha encontrado el dinosaurio más grande que jamás haya sido descubierto, del tamaño de un edificio de seis pisos y media cuadra de largo: el Patagotitan mayorum. Vivió hace 95 millones de años, pero está agitando la paleontología en todo el mundo. En el MEF el visitante puede acercarse a una vitrina y espiar cómo los científicos van trabajando centímetro a centímetro de su esqueleto, descubriendo secretos de su cuerpo, su vida y del mundo del pasado (www.mef.org.ar).

Miniguía

Cómo llegar. Aerolíneas Argentinas vuela diariamente a Trelew (a 70 km de Puerto Madryn) desde Aeroparque y Ezeiza. Pasajes ida y vuelta, desde $ 2.281 (www.aerolineas.com.ar). Andes vuela desde Aeroparque a Madryn, desde $ 2.274 (www.andesonline.com).

Desde Buenos Aires llegan todos los días las empresas Don Otto, Andesmar, El Condor, El Pingüino, Que Bus, Tramat y Via Tac. Los servicios semicama promedian los $ 1.750 y el cama cuesta $ 2.050.

Dónde alojarse. Hotel Australis Yene Hue, frente al mar. Desayuno buffet continental, Café Martínez dentro del hotel, spa, piscina cubierta, gimnasio, sauna, zona para niños, wi-fi, estacionamiento, desde $ 2.250.

Aparthotel Los Tulipanes. En un barrio residencial a 14 cuadras del centro y a 3 del mar, con estacionamiento descubierto, wi-fi, playroom, piscina, desayuno continental, desde $ 1.800.

Hostel El Gualicho, en el centro y a 3 cuadras del mar, estacionamiento, desayuno y wi-fi, desde $ 250 por persona.

Dónde informarse. Secretaría de Turismo de Puerto Madryn: teléfono (0280) 445-3504/6067.

informes@madryn.gov.ar

madryn.travel

Gustavo Ng / Especial

GRACIAS DIARIO CLARIN