Baires Digital El primer diario empresarial

ECONOMÍA

Cómo no iba a subir el dólar si en agosto “llovieron” pesos

LA BASE MONETARIA CRECIÓ EN ESE PERÍODO A MÁS DEL 39% INTERANUAL.
• RESERVAS CAYERON U$S4.202 M.
El mes arrancó con un tipo de cambio oficial de $27,51 y cerró en $39,61, según datos del Central. La contracara, la caída de las reservas que en lo que va del año acumula una pérdida de u$s1.261 millones.

04/09/2018

A la vista de los recientes acontecimientos cambiarios, se percibe que faltó cierta muñeca y coordinación en el equipo económico, sobre todo bajo un contexto de creciente incertidumbre y pérdida de confianza y credibilidad en el accionar del Gobierno. Por lo que semejante inyección de pesos al mercado, ante el repliegue de la demanda de dinero, podría calificarse como que fue prácticamente un suicidio cambiario. Prueba de ello es que el componente de la circulación monetaria en poder del público registró en agosto una retracción del 1,5% mensual (creció 14,2% interanual, siendo la cuarta desaceleración consecutiva) mientras la base monetaria lo hizo al 7,7% por el aumento de encajes. Al respecto vale recordar que la base venía creciendo al 4% mensual en junio y julio, de modo que en agosto casi duplicó la tasa de expansión.

Según el tipo de cambio de referencia del BCRA, agosto arrancó en $27,5117 y cerró en $39,6083 (+43,97%). Huelgan los comentarios. Aunque cabe preguntarse si finalmente semejante "deslizamiento" cambiario no fue, en parte, buscado por el Gobierno "licuador" y terminó yéndose de las manos. La historia juzgará.

Lo cierto es que en agosto la expansión de la base se explica principalmente por la inyección de $354.071 millones vía Lebac. Esta desmedida emisión de pesos fue compensada parcialmente por la venta de divisas. Por este canal, las ventas al sector privado significaron una contracción de $72.716 millones mientras que las vinculadas con el Tesoro sumaron otros $44.614 millones. O sea, entre ambos canales el BCRA absorbió $117.330 millones. El otro factor que actuó en forma contractiva fueron los Pases y las Leliq por un total de $121.909 millones. Al cierre de agosto el stock de Leliq ascendió a $304.049 millones mientras que el de Pases a $26.281 millones. En tal sentido, el stock de Lebac terminó en $627.012 millones de los cuales aún $165.240 millones están en manos de los bancos. Lo que resulta insoslayable es la licuación de esta deuda del BCRA, que termina mejorando el balance de la entidad, claro que a costa de los ahorristas.

Por último, por el pago de intereses hubo una expansión de $6.601 millones y $16.698 millones bajo otros conceptos, mientras que se registró la cancelación de $1.700 millones de Adelantos Transitorios.

Como contracara de todo esto, la reservas del BCRA experimentaron una caída de u$s4.202 millones, de los cuales u$s2.294 millones correspondieron a venta de divisas y otros u$s2.264 millones por operaciones del sector público. Mientras que vía encajes y por organismos internacionales las reservas experimentaron ingresos por u$s697 millones y u$s179 millones respectivamente. Así las reservas cerraron agosto en u$s53.794 millones, y acusan sólo una pérdida en lo que va del año de u$s1.261 millones, gracias al ingreso de los u$s14.743 millones del FMI en junio pasado.

Quizás la experiencia de agosto sirva para que, ya en clave primaveral, el equipo económico coordine mejor la política monetaria y cambiaria dado que semejante ritmo de expansión en medio de un contexto recesivo difícilmente pueda ser digerido por el mercado, sin que ello no tenga nuevas consecuencias.