Baires Digital El primer diario empresarial

DEPORTES

Los 50 años de Gabriel Batistuta: la increíble historia del goleador que quería ser mecánico de pueblo

Hoy cumple medio siglo. Junto con Messi son los máximos goleadores de la Selección argentina. Perfil de un hombre que no buscaba ser futbolista, tiene una estatua en Italia y Bielsa lo premió con una caja de alfajores cuando logró bajar de peso

03/02/2019

Hacía un rato que la cena había terminado y bastante más que habían entrenado. Con paso cansino y de a poco, el plantel abandonó el comedor del Babson College, en Boston, rumbo a las habitaciones. Ya en la suya, Gabriel Batistuta se descalzó, se quitó la remera de entrenamiento, el pantalón y se lavó los dientes. Tomó sus botines y los empapó en la pileta del baño.

Sentado sobre un lado de su cama, mientras cruzaba las últimas palabras de la noche conClaudio Caniggia, se los puso. Apagó la luz y esperó que el agua hiciera lo suyo: ablandar el cuero durante la noche.

Batistuta usaba los botines medio número más chico; necesitaba sentir el pie compacto.Estos que le habían dado eran demasiado pequeños, un número menos. El par en camino no iba a llegar a tiempo. Por suerte, el cuero cedió: en el entrenamiento de la tarde anterior le apretaban por demás, pero la mañana del 21 de junio de 1994 se sentían bien.

Gabriel Batistuta fue el máximo goleador de la Selección argentina hasta 2016

Ese día Batistuta hizo el gol más rápido de la Argentina en los Mundiales, a los dos minutos de comenzado el partido. Con tres goles suyos y uno de Maradona, la Selección le ganó 4 a 0 a Grecia. Era el debut de la Selección en el Mundial de Estados Unidos 1994 y también el suyo en una Copa del Mundo.

Gabriel Batistuta nació el 1° de febrero de 1969 en Avellaneda, a 5 kilómetros de Reconquista, provincia de Santa Fe. Entre ambas localidades alcanzan los 100 mil habitantes. Es el hermano mayor de tres mujeres, el hijo de Gloria  y Omar, un hombre de campo, de seis de la mañana, heladas y uñas en tierra.

El compromiso de su padre con el trabajo le marcó clarísimo el futuro: Gabriel no quería trabajar así, con esos horarios. Él quería poder faltar a su trabajo. "Si me duele la cabeza, falto", pensaba. Entonces pensó en autos: sería mecánico y tendría su propio taller. El conocimiento lo tenía porque había egresado de una escuela técnica, sabía de electromecánica y, además, era muy bueno en Matemáticas.

Mientras diagramaba su futuro de motores y fosas, una selección juvenil argentina llegó a Reconquista en busca de un adversario. El partido que habían arreglado en otra ciudad se había suspendido y tenían que entrenar donde fuera. Reconquista improvisó el equipo de once con todo lo que tenía de su fútbol y ganó 2 a 1. Los goles los hizo un pibe de 17 años un tanto excedido de peso, pero con una patada de búfalo. Eso lo vio Bernardo Griffa, un cazatalentos de unos kilómetros más allá: Rosario, Newell's Old Boys.

"El gordo", como lo llamaría siempre Marcelo Bielsa, ni pensaba en ser futbolista. Pensaba en el taller mecánico, en la tranquilidad de su pueblo, en los alfajores y en la Fanta que tomaba como si fuera el último día de las gaseosas en la Tierra. Twitter

MAS NOTICIAS