Baires Digital El primer diario empresarial



POLÍTICA

Naufragó reunión de la CGT: más tensión por la marcha del 4-A del sindicalismo opositor

Los cosecretarios Héctor Daer y Carlos Acuña finalmente no citaron al Consejo Directivo. Sectores dialoguistas dilatan las reuniones para evitar un apoyo a la movilización, y mucho menos, al paro general.  Temor al "síndrome del atril" y a Moyano. Exigirían encuentros una vez por mes.

17/03/2019

 

Finalmente el Consejo Directivo no se reunió. Hace 126 días que los líderes de la CGT no se sientan en sus sillones de Azopardo al 800 para analizar los próximos pasos de la central obrera.La marcha del 4 de abril a Plaza de Mayo contra las políticas del Gobierno de Cambiemos descolocó a los sectores gremiales de mejor diálogo con la Casa Rosada. Los dos secretarios generales a cargo Héctor Daer y Carlos Acuña prefirieron prolongar el letargo.

Independientes y los “gordos” de los grandes gremios de servicios buscan evitar, por todos los medios, que una masiva congregación callejera opositora afecte las negociaciones abiertas por las nuevas regulaciones sobre obras sociales sindicales. Tampoco quieren exponerse nuevamente al clamor de un paro general. Incluso, algunos caciques cegetistas ni siquiera están dispuestos a aparecer públicamente por temor al escarmiento. Le dicen el “síndrome del atril” por las violentas reacciones sucedidas en la marcha del 7 de marzo de 2017, donde el trunvirato no se animó a poner una fecha a la huelga y la jornada terminó con corridas, puños y patadas al aire y un escenario copado por militantes de izquierda.